Cuento vs Novela

Lo primero que escribí, hace años, fue una novela, si bien, lo que me ha servido para aprender lo poco que sé acerca del oficio han sido los cuentos y los premios literarios.
Cuando uno acaba su primera novela, suele estar firmemente convencido de que acaba de alumbrar una obra maestra, y los concursos literarios son una forma de ponerte los pies en la tierra.
Al igual que los corredores de maratón hacen entrenamientos específicos que no tienen que ver con el fondo (series, fartlek…), estoy convencido de que el cuento complementa las capacidades del novelista.
Creo que fue Cortazar el que dijo que la novela te puede ganar a los puntos, pero el cuento debe hacerlo por KO. La necesidad de perfección canónica del cuento, junto con el paradigma del clavo de Chejov, ayudan a eliminar no pocos vicios del novelista.
Dicho todo esto, confieso que llevo varios años sin escribir un cuento, me resulta mucho más cómoda la novela. :wink:

3 Me gusta

Yo, cuando estoy en una época en la que por circunstancias diversas no escribo mucho, como es ahora, utilizo los concursos de cuentos y microrrelatos para recuperar el pulso a la escritura. Además, a veces te dan una satisfacción. Como esta cuarentena que he ganado un concurso y todavía estoy hinchado de felicidad.

3 Me gusta

Yo tengo una relación de amor-odio hacia los concursos. No, espera, era simplemente de odio. Será porque nunca he ganado ninguno. Lo peor no es quedarte fuera, sino desconocer por cuánto.

Al menos, con las novelas y cuentos que publicamos, el sopapo de realidad es tangible y no hay dudas sobre cómo lo hacemos. También es cierto que ahí intervienen más factores, además del literario, pero ocurre lo mismo en infinidad de concursos donde los premios están otorgados de antemano.

Respecto a la pregunta del tema, como autor brújula que soy, cuando empiezo a escribir, a no ser que tenga un objetivo de palabras muy marcado, desconozco si lo que voy a sacar es un relato, una novela corta o directamente una novela. Me ocurrió con Íncubo, que iba a ser un cuento de corta duración y acabó extendiéndose hasta las cincuenta mil palabras.

3 Me gusta

¿Cuento o novela? Dependerá del gusto del autor, de las ganas del momento.

Cuando escribo para adutos, prefiero novela (o poesía). De hecho, los relatos que pude haber escrito, jamás se me dio por recopiliarlos en libro, ni papel ni en digital: andan sueltos por ahí, en el blog o en las redes, o ni siquiera eso.

Para niños, sin embargo, me decanto por los cuentos. Cortos, de no mucho más que una página, que se van enlazando, algunos más redondos y otros abiertos, y forman en el todo pequeñas novelitas.

En resumen, me inclino más por la novela (y la poesía, insisto). Como lector, también.

1 me gusta