Escritores y sus labores

Antes he estado a punto de plantear esta pregunta en el tema abierto sobre palabras escritas al día, pero me he dado cuenta de que no tenía mucha ver, por eso prefiero crear uno nuevo.

Yo trabajo como informático —con la suerte, estos días, de poder teletrabajar— y lo cierto es que, entre semana, se me hace complicado escribir nada. Después de mi jornada laboral, no suelo tener la cabeza para muchas fiestas literarias, por eso aprovecho los fines de semana para escribir. Si acaso, puedo dedicarme a revisar lo ya escrito. De hecho, mis épocas más fructíferas son las festivas en las que puedo dedicarme en cuerpo y alma a lo que más me apasiona.

En más de una ocasión he envidiado a los que pueden dedicarse a esto de escribir de manera exclusiva.

Y vosotros, ¿sois escritores con dedicación exclusiva o lo compatibilizáis con otras profesiones? Sería interesante saber cómo lo hacéis y a qué os dedicáis.

Un saludo.

2 Me gusta

Hola, Jorge. Pues antes de la cuarentena compaginaba la escritura de libros con mi labor como periodista. Me había propuesta dedicar las mañanas al periódico y las tardes a escribir literatura, algo que solo pude cumplir unos tres o cuatro días, así que sacaba horas para las novelas. Como soy freelance, el trabajo ha bajado un poco estos días, entonces, tengo más tiempo para los libros.

1 me gusta

¡Hola de nuevo! He de decirte que tengo la misma curiosidad que tú @serenaender. Desde que me dedico a esto de la escritura no he parado de pensar en cómo harán los demás para poder escribir; si lo hacen en la madrugada —en altas horas de la noche— o al amanecer.

Yo suelo ser de los mañaneros. Me despierto sobre las 8 y me pongo a ello. El porqué. Tengo una hija de 4 años y como algunos sabréis, sólo quieren jugar y jugar —sin descanso, si no, te acribillan. Hay días que escribo mil y pico palabras, y hay otros en los que me paso dos o tres sin poder escribir nada.

Anteriormente trabajaba de mecánico de automóviles pesados —camiones— y a causa de un accidente de tráfico he podido —por fin— encontrar mi vocación. Aunque la mecánica no me desagrada.

PD: siento haberme enrollado tanto. Disculpad.

2 Me gusta

Buena pregunta. Yo trabajo en el área informática de un banco. Cuando solo tenía un hijo y estaba en racha escritora, aprovechaba un rato por las noches para escribir y, sobre todo, el fin de semana. Ahora con dos… He estado casi 2 años sin escribir nada de nada y estoy empezando otra vez, pero a un ritmo de tortuga. Me aprece que pasará mucho tiempo antes de que pueda coger un buen ritmo de nuevo. Los niños, mientras están despiertos, son un agujero negro de tiempo y cuando se duermen te han dejado drenado de energía para nada. Por lo menos en mi caso.

2 Me gusta