¿Podrás escribir toda la vida, o crees que te cansarás en algún momento?

¿Te parece que te podrías dedicar a esto el resto de tu vida, o crees que después de escribir una cierta cantidad de libros te gustaría dedicarte a otra cosa?

1 me gusta

Aún me quedan algunas historias que contar, pero el día en que los lectores se cansen de ellas o yo no tenga nada interesante que decir, guardaré la pluma en su estuche y buscaré otra forma de ser feliz que no sea escribiendo.

1 me gusta

Todo son ciclos en la vida. Imagino que el estado anímico también es parte fundamental de un escritor y sobre ese aspecto pesa el tema de las ventas que haga y sobretodo de la acogida que tengan sus obras. La vida como he dicho antes cambia de la noche a la mañana y las circunstancias en cada etapa de ella pueden condicionar la motivación para escribir. Imagino que cada cual se dará cuenta llegado el momento, pero si un día te quedas sin ganas de seguir o sin historias que explicar, una retirada a tiempo puede ser una victoria. O simplemente dejar descansar la mente y esperar que vuelva la inspiración de las musas

A mi me da que esto va a más. Otra cosa es que el tiempo me lo permita, pero cada vez tengo más cosas que contar en todos los sentidos. Creo que la edad y la experiencia son más bien ventajas si realmente eres escritor por dentro. No pocos escritores empezaron de verdad a andar a partir de los 40 e incluso más tarde.

Soy de la opinión que cuanto más escribimos más ganas tenemos de seguir haciéndolo. Mira a los grandes escritores, que no han dejado de escribir NUNCA.

Ahora, más que nunca, me estoy dando cuenta de que la escritura es un hábito. Un hábito que se convierte en PURO VICIO y que te puede dar unas pelas de paso jejeje

1 me gusta

Creo que escribir es adictivo, como correr, una vez que empiezas es difícil parar, al menos a mi me pasa eso. Llevo 11 novelas, 10 publicadas, empecé en 2016, y ahora estoy dándole vueltas a que es lo siguiente que voy a escribir.

1 me gusta

Cada vez cuando me canso y pienso que ya se me acaban las ideas se me ocurre una nueva.

1 me gusta

Lo habéis clavado todos. Una vez que empiezas, publicas tu primera obra y empiezas a conocer todo lo que esconde el mundo literario, ya es muy difícil abandonar el barco. E incluso sin publicar, una vez que tienes claro que escribir te llena, te ayuda a canalizar sensaciones o sentimientos, ya no puedes vivir sin pensar en ello.

1 me gusta

Hola Cristian,

Estoy de acuerdo con mis compañeros, no me veo haciendo otra cosa, ya es imposible dejar de ejercer tu vocación y más cuando lo has probado y te reporta tantas cosas positivas :slight_smile:

1 me gusta

En teoría, sería genial hacer esto. Pero en la práctica, siempre corremos el riesgo de no tener la suficiente visión para darnos cuenta de eso (tipo rana en agua fría a la que se le enciende un fuego abajo y no sabe cuándo saltar fuera de la olla, jaja)

Creo que podía seguir escribiendo artículos de opinión o algo así, pero no novelas. Ya empecé a correr el riesgo de repetirme y eso me hace empezar a replantearme el dejarlo. Me deprime un poco, porque antes pensaba que sería una fuente inagotable, que podría disfrutar toda la vida, pero no.

Te entiendo perfectamente. Yo también a veces me pregunto cuántas historias más tendré adentro. Me produce curiosidad saber si en tu caso hay alguna señal que hayas notado. ¿Ya has visto algún signo de desgaste, por ejemplo? Yo por el momento voy bien, pero siempre tengo la incertidumbre de hasta cuándo durará “la chispa”.

Sería interesante investigar cómo hacen esos autores súper prolíferos (en tu género, me viene a la menta Nora Roberts) para seguir produciendo y mantenerlo “fresco”.

Por otra parte, para los autores que creen que podrán hacerlo toda la vida, ¿hay algún error que hayas cometido del que te arrepientas? ¿Crees que hay algo que, si hubieras hecho diferente, habría resultado en que hoy no tengas esa sensación?

Este tema me resulta interesantísimo, así que muchas gracias por compartir tu experiencia.

Sí, hace meses que no se me cae una idea. Mi error fue quedarme enganchada con una de mis historias. Ni siquiera es la última, o la penúltima, sino la antepenúltima. La sigo escribiendo en mi cabeza en tiempo real. Las dos últimas novelas me costaron muchísimo, porque tuve que dejar de fantasear con esa que me seduce tanto para escribirlas. Entiendo que no se merece una segunda parte, que tiene interés solo para mí. Vivo el día a día, la cotideaneidad de esa pareja y poco a poco

1 me gusta

¡Ánimo entonces, Mariel! A lo mejor pronto se te ocurre una historia que te hace dejar de pensar en estos personajes. O, quizás, se te ocurre la manera de que estos personajes vuelvan en una segunda parte. :muscle: :muscle: :muscle:

Yo estoy de acuerdo contigo 100%. Pero me pregunto si esto no cambiará con el tiempo. Digamos, cuando ya tengamos 20 libros escritos (a algunos, como @elescritorfantasma parece que no les pasará nunca :slight_smile: )

Al revés. Dan ganas de seguir :laughing:

2 Me gusta

Está claro que seguirías.
Eso del bloqueo del escritor le pasa a gente que no tiene suficientes recursos. Cuando eres creativo y le das vueltas a las cosas, encuentras constantemente nuevas ideas en tu entorno. La creatividad es un músculo que se entrena. Otra cosa es que te quemes de escribir, pero eso es más cuestión de tomárselo con equilibrio.