Tamaño en palabras de una novela dependiendo del género

Este tema es para discutir si hay un número de palabras recomendado dependiendo del género de una novela. He leído mucho al respecto y hay bastante controversia, así que, puesto que soy un escritor novel, me gustaría recibir orientación sobre esta cuestión.

Hola, no soy muy experta en esto, últimamente me estoy yendo por el lado de cuentos cortos pero tengo entendido que una novela “común”, digamos, debería tener entre 40.000 y 120.000 o 130.000 palabras, de ahí para arriba, porque menos que eso creo que vendría a ser un relato corto o novela corta. Eso tengo entendido yo, pero más allá de eso, creo que no se debería pensar la cantidad de palabras que tendría que tener una novela, porque sino al momento de escribir, sólo se pensará en llegar a la meta de palabras deseadas y quizás el escribir se vuelva algo robótico y no algo que podamos apreciar. Esto es sólo apreciación mía y algo que también lo comento porque me sucedió, espero que te sirva y te deseo suerte.

Hola, amigas y amigos escritores.
Este es mi primer post en el Foro. Espero que les sea de ayuda.
En mi punto personal, no creo que existan cantidades límite para decir hasta qué momento terminar una novela sea del género que hayamos escogido.
Pensar que tenemos qué sujetar a una novela, por ejemplo, de suspenso, a 70,000 palabras o algo así, y regirnos a ello, es una cosa estresante y que en cierta manera estaríamos metiendo a nuestro relato como con un calzador a una medida ya establecida.
Como decía mi maestro de literatura de la secundaria: ‘Una novela se acaba hasta que se acaba. Ni un punto más, ni una coma menos’.
No todas las novelas tienen qué entrar en un estándar establecido. Una novela de ciencia ficción puede abarcar cien, doscientas o más páginas dependiendo del desarrollo, de la trama y de la consecución del desenlace.
Mi consejo es que si tienes en la mente tu novela… ¡Déjala fluir! No te limites y que no te importe si solo abarca unas cien páginas o rebasa las trescientas. Esa novela nació así y esos son sus límites que ella misma ha dado.
Yo lo viví en carne propia cuando uno de mis editores que me pide libros ‘a la medida’, hizo que le escribiera cerca de doce, que abarcaran justo 100 páginas, con cierta cantidad de palabras (¡Hasta me las contaban!), y que no me saliera del tema que me habían establecido.
Hice mi trabajo, pero fue algo hecho con calzador y, aunque tuvo buenas ventas, dentro de mí quedé insatisfecho.
Por lo que les aconsejo que dejen crecer, madurar y finalizar la novela por sí sola. Ella misma se acabará cuando tenga qué acabarse, y nada más.

Yo no mido palabras sino que desarrollo la historia de acuerdo al esquema (mapa como lo llama la mayoría) surgido durante la etapa de planificación de la obra y desarrollo de personajes.
Y solo miro el contador al final. Sin contar los ensayos, mis dos novelas alcanzaron 250.000, la primera, la ópera prima, y 72.000 la segunda, mi cuarto libro.
Coincido con los compañeros sobre el punto de restringir la escritura según el número de palabras, para mí sería como ponerle un corsé a mi narrativa. Otra cosa es, luego, en fase de corrección y edición, eliminar o agregar lo que sobra o falta, pero esa es harina de otro costal…

2 Me gusta

Lo cierto es que no me gusta tener muy presente el número de palabras que componen un trabajo o proyecto, lo que importa es la calidad de las mismas. No obstante, creo que por encima de las 40 mil es una cifra barajable para empezar a considerar una obra como novela. En cuanto al género, es cierto que dependiendo de este suelen tener más o menos páginas, siendo el mejor ejemplo que aquellas novelas donde se crean grandes universos necesitan de un mayor tamaño. La verdad que es un tema muy interesante.

En esto, como es lógico, no hay reglas fijas, ni siquiera si se tienen en cuenta los géneros. 40.000 palabras, de todas formas, me parece poco para una novela, aunque hay obras que se consideran novelas de ese tamaño, e incluso menores. Hace años, me imagino que por motivos comerciales, las editoriales preferían narraciones de 90.000 palabras en unas 300 páginas. Hoy no sé cómo andará este asunto. Yo casi prefiero las de 100.000 palabras en 400 páginas. Las que son más largas (o mucho más) tienen un inconveniente, y es que cuando llegas al final no te acuerdas del principio, lo que le resta unidad.

Muy cierto. Eso me paso con Cien Años de Soledad.
Es una de mis novelas preferidas pero es larga y me confundia con los Aurelianos y se me olvidaba un poco el principio.