Vencer a la procrastinación y al sentimiento de no ser tan buena

Esta es una pregunta clásica: ¿cómo venzo a la procrastinación? Hasta hace unos meses no solía tener mucho tiempo libre y me ponía al menos una vez por semana a escribir. Todo iba genial. Ahora tengo más tiempo libre y podría dedicarle a mi manuscrito más tiempo, pero me bloqueo y me busco excusas para no seguir. Posiblemente, al ver que los capítulos que me salían no estaban a la altura de los primeros, me he ido desanimando, y cada vez me da más pereza llegarme al ordenador y escribir. Hay algunos capítulos que me encantan, pero en general, siento que mi manuscrito va perdiendo lustre según me acerco al final de la novela.

Además, a veces me da miedo no ser tan buena ni tener tanta calidad. La gente de mi entorno que ha leído mis textos dice que son buenos, pero tampoco me dan excesivo feedback, y no veo que luego quieran hablar de mis escritos ni que me alienten a escribir más allá del “eres buena escribiendo”. El único de mis trabajos que ha recibido elogios es un manual de yoga y meditación de 100 páginas que redacté de manera anónima para un estudio. Estoy hasta por publicar con seudónimo, porque pienso que la que falla en mis escritos soy yo…

En fin, ¿qué consejos me dáis para este tema? ¿Cómo le doy algo más de swing a mi ritmo de trabajo? ¿Dónde y cómo encuentro lectores beta que me ayuden a saber si mis novelas son buenas o no?

Bueno, no puedo darte una respuesta tan profesional como te lo daría alguno de los autores de los libros del pack, pero yo creo que para vencer a la procrastinación lo mejor es marcarse un número de palabras al día, unas 500, y hacerlo sí o sí. O si no tienes suficiente tiempo, podría ser más asequible 3500 a la semana. O incluso 4000. Hay, por supuesto, que informarse, documentarse y pensárselo todo sesudamente, aunque esto puede variar dependiendo del tipo de libro. Una vez hayas acabado el primer borrador, revisalo una y otra vez y corrige todos y cada uno de los fallos que veas, da igual lo ínfimos que sean. Cuándo esté acabado el segundo borrador repite el proceso. Una y otra vez. No te agobies ni tengas prisa por acabarlo. Estará acabado cuándo tú veas que es justo lo que querías.
Hay en Sinjania un artículo muy interesante que también te podría ayudar: https://www.sinjania.com/metodo-kaizen/
Espero haber sido de ayuda.
¡Un saludo!

Vale… El caso es que no me está gustando lo que escribo últimamente, y eso me desmotiva. Por un lado siento deseos de ponerme a corregir lo escrito ya, antes de tener acabado el borrador, pero por el otro me digo a mí misma que no, que eso ya vendrá cuando lo tenga todo sobre el papel.
¿Qué hago, me lanzo a corregir o me espero a terminar?

1 me gusta

No creo que una cosa te impida hacer la otra. Puedes hacer una copia del documento y corregirla y al mismo tiempo ir acabando la otra. Ésto podría ser bueno para ver las cosas con perspectiva, aunque claro, daría mucho trabajo y un lío mental considerable.

Hola Marga.

Una buena forma de vencer la procrastinación es la de adoptar una rutina. Lleva tiempo pero, cuando lo consigues, como todas las rutinas (lavarse los dientes, abrocharse el cinturón de seguridad nada más subirse al coche, etc.), funciona.

Por lo que cuentas, tu caso parece más una especie de boicot personal. Crees que no eres buena porque no estás satisfecha con lo que estás escribiendo y tu propia mente te lleva a no escribir, pero yo te aconsejaría que hicieras justo lo contrario. Habla a tu subconsciente desde la parte racional de tu cerebro y dile que si no está satisfecho con el resultado, la única manera de mejorar es precisamente escribiendo, no dejando de hacerlo.

Quizá debas empezar realizando ese trabajo personal y luego intentar imponerte una rutina de escritura diaria. Tal vez al principio, mejor que fijarte un número determinado de palabras que, si no alcanzas, puede llevarte a sentirte frustrada, sería mejor fijarte un tiempo concreto de escritura: veinte minutos, media hora, una hora…

Espero haberte ayudado un poco, al menos :slight_smile:

Un saludo y ánimo.

Ana

Hola, Marga:

El tema de la procrastinación es complejo, no se supera simplemente fijándote un horario o una cuota de escritura. Eso son cosas que tú ya sabes que puedes o debes hacer, pero a la hora de la verdad, pospones el momento de ponerte a escribir la cuota o el tiempo fijados.

Lo que sucede es que la procrastinación suele esconder miedos: a no hacerlo bien, a no saber qué vendrá después, cuando tengas tu obra terminada, a lo que pensará la gente de ti o de tu libro…

En tu caso, tú misma estás apuntando la causa: crees que no lo estás haciendo bien, te parece que tu novela no avanza como quisieras y al final eso hace que pierdas cualquier gana de trabajar en ella. Puede que las dificultades de cambiar de género, que señalabas en otro hilo, también te estén perjudicando. (Mucho cuidado con lo de los géneros y las normas de cada género, al final pueden restringir y hacer que acabes cayendo en lo tópico y manido).

Entonces, lo que tienes que hacer para romper con la procrastinación es neutralizar esos miedos.

Lo primero que debes tener presente es que lo que estás escribiendo es tan solo un primer borrador, no es la obra definitiva y terminada. Así que es natural que tenga errores y fallos. Pero los vas a solventar en la fase de revisión. De hecho, el que ahora percibas que hay aspectos o capítulos que flojean es un punto a tu favor. Cuando finalices el primer borrador podrás volver sobre ellos y arreglarlos.

Otro miedo que parece influir en tu tendencia procrastinadora es el temor a no ser buena. Seguro que lo eres, pero todavía vas a ser mejor. No olvides que la escritura es un largo camino, nunca se deja de aprender, nunca se deja de mejorar. Si tuvieras que esperar a ser buenísima, nunca escribirías nada.

Procura tener inquietudes, procura formarte y, sobre todo, leer muchísimo. Estás en el camino y lo vas a hacer bien.

En definitiva, analiza qué miedos y temores se encuentran tras tu procrastinación y busca la manera de destruirlos.

Mucho ánimo. Un abrazo.

1 me gusta

Hola @MargaGracia. Además de las respuestas tan útiles que te han dado, te dejo otro hilo de esta comunidad con información útil al respecto:

https://comunidad.ebrolis.com/t/cual-es-el-metodo-ideal-para-escribir-con-regularidad

Saludos!

Hola Marga.

Soy nueva en la comunidad y no me considero escritora profesional a pesar de que escribir me desgarra por dentro. Me ha llamado mucho la atención tu título porque creo que todos nos podemos identificar.

El único consejo que te puedo dar y que a mí me funciona genial es que… lo que escribas, hazlo de corazón. No te esfuerces porque entonces no será de verdad.

Si necesitas darle un respiro a tu novela, dáselo porque tú misma sabrás cuándo es el momento exacto para ponerte a escribir.

No tiene que ser un suplicio y sería una pena que tu talento se agote por el desánimo. Escribir tiene que ser un desgarro, algo que hace “toc, toc” dentro de nosotros para que todo salga y todo fluya. Y ya después de ese primer “texto en bruto”; habrá tiempo de editar y de mejorar. Pero deja que lo primero que pongas con el papel sea “la verdad”; sea lo que llevas dentro.

Espero que te sirva.

Un beso muy fuerte, escritora.