¿Cúanto me cobra una editorial por publicar mi libro?

En el hilo de Presentaciones surgió esto

Me parece un comentario súper interesante para debatir y creo que merece tener un tema propio, así que traslado la conversación aquí. ¿Las editoriales cobran a los autores por publicar un libro? ¿Las que lo hacen, son realmente editoriales?

Mi opinión:

Ojo, las editoriales de verdad, las que ganan dinero vendiendo libros, nunca, nunca nunca le cobran al autor.

Lo que sí es cierto es que mucha empresas que se hacen llamar editoriales son empresas de servicios editoriales (que no es lo mismo), que ganan su dinero cobrándole al autor.

2 Me gusta

¡Muy cierto! No deben pagar justos por pecadores. ¡Bienvenido, @cusin! Acerca de este asunto, seguro que te interesa este hilo:

1 me gusta

Hola Christian.

Gracias por la bienvenida.

En cuanto a lo de las editoriales, sólo conozco una que no cobra ni un duro por publicar tu libro. También es cierto que, tal y como reflejan en el contrato, se limitan a publicar el libro y se acabó. No realizan todo el cúmulo de tareas que la publicación lleva aparejadas, entre otras, por ejemplo, publicidad. Todas las demás, las que yo he tratado, todas, tienes que pagar un peaje. Así es que te quedaría muy agradecido si compartieras cuáles son esas editoriales que no cobran.

Muchas gracias por adelantado y gracias también por responder a mi presentación.

Un saludo cordial.

Carlos

Hola Villarpinto.

Gracias por tu acogida.

El mundo de la autopublicación, o sea, para entendernos, Amazon u otras similares, es un mundo en el que la mayoría hemos aterrizado por los inconvenentes, sobre todo, económicos, que representa el mundo de las editoriales tradicionales. Esa es la razón por la que Amazon o Smashwords y otras menos conocidas, nacieron. Y por supuesto, los autores indie, sabemos, en general, las ventajas e inconvenientes de publicar en Amazon o en Planeta, por poner un ejemplo. Pero es que no hay vuelta de hoja. Planeta no me va a publicar nada.

Por cierto, hablando de Planeta, hará cosa de un par de meses, hubo un individuo que decía que trabajaba en una de las editoriales del entorno de Planeta. Lanzó una campaña de captación de escritores y aunque me olía la tostada, continué con el juego. Al final, tenías que pagar unos 2.000 euros si querías que te publicaran en Planeta o una “sucursal”.

Por otra parte, mi afrmación no debe ser considerada como una crítica. Es tan solo, una constatación de la realidad.

Cuando hago tal aseveración, incluyo, además, aquellas editoriales que por contrato te exigen el vender un determinado número de libros dependiendo de ciertas condiciones. Es decir, en general, incluyo a todas aquellas que por una u otra razón, te reclaman una cierta cantidad a modo de inversión.

De cualquier forma, si conoces alguna que no se ajuste a esta idea que yo tengo, te agradecería la compartieras.

Gracias por adelantado y por responder a mi presentación.

Te envío un saludo cordial.

Carlos

Comprendo lo que quieres decir, @cusin. Siempre digo que, una de las mayores dificultades de la edición por cuenta ajena, es que se tiene que confiar a ciegas en personas que, casi siempre, no conoces, ni tampoco puedes saber qué intenciones reales tienen. Y esto vale para ambos sentidos, el editor y el escritor. Hay que ser precabido, claro, como comentaba en este otro hilo a @CAYETANO_MARTIN:

Cierto es que hay de todo, como en cualquier otro ámbito: hay quienes son profesionales, honestos e íntegros, y quienes no. Por desgracia, la experiencia individual que tenga cada uno no asegura nada, porque puede variar de un caso a otro; el trato no siempre el mismo para todos, no solo en este sector, sino en cualquier otro, por múltiples factores.

Pero piensa que existen alrededor de tres mil editoriales ya solo en España, y la mayoría de los autores solo han tenido experiencia en unas cuantas, decenas, quizá cientos, pero miles no creo. Con esto quiero decir que, hay que ir con cuidado, como en cualquier otra inversión; pero no renunciar a hacer negocios porque algunos salieran mal. En cualquier caso, si se decide esto último, por supuesto, es respetable y entendible. Lo malo es que, como comentaba aquí, eso hará que la proyección global que se pueda alcanzar esté mucho más limitada. Nos guste o no, hoy por hoy, las editoriales siguen siendo necesarias porque la edición por cuenta propia también tiene sus límites. ¡Ojalá eso cambie en el futuro, yo también lo desearía!, pero por ahora, es así…

De todos modos, ¡genial que compartas tu opinión! De eso se trata, que cada uno demos nuestra visión de las cosas y aprendamos unos de otros. Aquí somos todos autores, así que, estamos para apoyarnos unos a otros. ¡Un abrazo, Carlos! ¡Espero que te encuentres a gusto en la comunidad!

Carlos,

Quizás el problema es mío, de la definición que yo uso de editorial. Para mí una editorial gana dinero vendiendo libros, no servicios a autores.

Ejemplos de editoriales (de verdad) que jamás te van a cobrar (al contrario, te pagarán un adelanto por regalías):

-Penguin Random House
-Roca Editorial
-Planeta
-Esfera

En otras palabras, si vas a cualquier librería (la que sea), casi todos los libros que ves ahí se publicaron sin que el autor pagara nada.

Dos salvedades:

  1. Vender servicios a los autores es algo en la que las grandes están intentando meter el pie. Por ejemplo Caligrama es un servicio de autopublicación de Penguin Random House

  2. No es nada fácil que una editorial de las “tradicionales”, “de verdad” o como quieras llamarlas te publique. La respuesta es muy simple: si lo hacen, te tienen que pagar, así que deben estar seguros de que tu libro tiene alguna posibilidad de vender. En cambio, a las “otras” no les importa, porque ellas ganan su dinero del autor. Una vez el libro está listo, les da lo mismo si vende o no porque ya hicieron su negocio.

2 Me gusta

En realidad, la distinción entre edición por cuenta propia o ajena es fácil. En esta última, el editor y solo él asume todos los costes de la edición. En cualquier otro caso, es autoedición.

El problema viene en que no a todos los autores se les propone los mismos contratos y, en algunos casos, sobre todo a noveles, puede suceder lo que comenta Carlos, incluso en editoriales por cuenta ajena. Esas cosas también pasan, y son lícitas si son de mutuo acuerdo. Pero corresponde al autor aceptarlas o no. De hecho, cuando empezaba, hubo una editorial que me hizo una oferta de ese estilo. La rechacé y entonces renegoció y asumió todos los costes.

A ver, son negocios y el regateo, sobre todo al principio, también existe. Una vez que eres profesional (es decir, has publicado tres obras por cuenta ajena), ya es muy raro que te planteen algo así (pero sí tienes que pelear otras cosas, como formatos, idiomas, territorios, tiraje, etc.).

1 me gusta

Hola Christian.

Agradezco tu interés en el tema y ciertamente, me parece muy interesante.

Como creo que ya he comentado anteriormente, no es una crítica el modo de proceder de las editoriales tradicionales. De hecho las otras, esas que tú denominas que ofrecen servicios editoriales, tampoco son merecedoras de recibir ningún menosprecio, salvo que su proceder, no sea ético, sea abusivo o el autor se sienta engañado. Hasta ahí creo que todos estamos de acuerdo.

Por otra parte, yo comprendo perfectamente que una editorial, es difícil que confíe en un escritor que no ha publicado nunca. Vargas Llosa, por ejemplo, fue recorriendo a modo de penitencia distintas editoriales hasta que se encontró con una que confió en él. Y esa historia, se puede aplicar a muchos otros escritores, y pintores y artistas en general. Es decir, por un lado la editorial necesita tener una cierta intuición de si tu libro tiene cabida en el mercado, si se puede vender, etc. Es lógico. La editorial, va a invertir mucho tiempo y dinero en revisar tu documento, analizar la sintaxis y todas esas tareas que hay que hacer después de que tú hayas dado por terminado el libro. Y después, hay que diseñar la portada, imprimirlo y hacer una campaña de publicidad. Demasiado tiempo y dinero para que cualquier escritor novel pretenda que la editorial haga todo eso a cambio de tirar una moneda al aire y ver si sale cara.

Es como en el fútbol. Ningún equipo va a pagar cien millones por un tío que ni siquiera sabes si juega al fútbol. Algo tendrá que demostrar. Pues con los libros pasa lo mismo.

Entonces, ¿cómo se rompe ese círculo vicioso? Pues con la técnica del bombardeo militar. Los cañones machacan un área y en algún momento, modificando la trayectoria de los obuses, uno dará de pleno en el blanco. Serán cien, doscientos o veintidós disparos, pero en algún momento, acertarás. O sea, Vargas Llosa, por seguir con el ejemplo, lo siguió intentando hasta que consiguió dar con una editorial que creyó en él.

Como tú comentas, luego están las que a falta de buenos escritores disponibles y prolíficos, se dedican a buscar escritores noveles, ansiosos por ver publicados sus obras y dispuestos a pagar por ello. Lo peor que les puede pasar a esas “editoriales” es que no ganen dinero, pero seguro, seguro, que no pierden. Y si la cosa funciona, hasta es posible que ganen algo.

Así las cosas, las salidas que tenemos los amateurs, son escasas: o pagas para publicar tus propios libros; o intentas convencer a una editorial que en el fondo eres el nuevo Pérez Reverte; o publicas en Amazon. Bueno hay otra alternativa: meter tu libro en un cajón y que lo descubran tus nietos cuando al morir tú vendan los muebles a un trapero. Pero no escribimos para eso. Y ahí me inluyo yo.

Escribimos porque necesitamos decir algo a alguien. Porque necesitamos contar historias. Algunas se corresponden con la realidad de unos seres que existen, viven y respiran. Otros, son fruto de la imaginación. Pero escribir responde a la necesidad de contactar con seres desconocidos, no necesariamente de otra galaxia, sino a veces, con aquellos que viven en la puerta de al lado. Por eso, la necesidad de ver en forma de libro lo que teníamos dentro, pero no siempre, hemos estado dispuestos a pagar por ello. Y los de Amazon supieron ver la necesidad.

¿Que si prefiero Amazon a Planeta? Pues depende. ¿Tengo que pagar en Planeta? Pues entonces, no. Yo, en plan de broma, siempre digo que me gustaría tener el éxito de Pérez Reverte (mi favorito) pero escribiendo a mi estilo, lo cual, es ya de por sí, mutuamente excluyente. Me imagino el placer que debe dar recibir cada x meses un informe de tu editorial diciendo que te han ingresado en tu cuenta del banco un montón de miles de euros por lo derechos de autor de alguno de los 30 libros (no sé cuántos tiene) publicados con la editorial. Es como jugar al mus y además, ganar. Pero la realidad, es que dada la calidad literaria que tengo, no me quedan demasiadas alternativas y Amazon es una.

Para terminar, te voy a contar una anécdota.

Hace unos pocos años, pude contactar con una editorial que por contrato, se comprometía a publicar tu libro, a colgarlo en su web y a publicarlo en La Casa Del Libro, todoe llo, sin cobrar un duro. A mí me pareció una buena idea y llegamos a un acuerdo.

Imprimieron el libro, me dieron a escoger entre dos portadas, y como parte del trato, ellos comunican con la biblioteca municipal más próxima a tu domicilio para informarles de la nueva publicación. Se supone que la biblioteca, pone un cartelito y reserva una sala para que acudas a la presentación de un nuevo libro.

Bien. Finalmente llegó el día D. La editorial de marras me informó que la biblioteca municipal a la que debía dirigirme, no estaba en mi localidad de residencia, a pesar de que tenemos DOS bibliotecas municipales. Tuve que trasladarme a una de Málaga, distante unos 20 kms. La cita de la presentación eran las 18.00 y yo a las 16.00, todavía no había recibido la caja con los 30 o 40 ejemplares impresos y por los que NO TUVE QUE ABONAR nada de nada, como decía el contrato. En cuanto recibí los libros, salí zumbando junto con mi mjuer camino de la biblioteca. Iba preparado para salir de allí, firmando más autógrafo que Robert Redford. Llevaba, además de los libros, una pequeña carretilla para poder trasnportarlos cómodamente, una cámara de vídeo para dejar constancia para la posteridad de tan magno evento, un trípode donde dejaría la cámara preparada, y un bloc de notas y un bolígrafo para poder atender a las docenas de preguntas que pudieran formular los asistentes.

Al llegar puntuales allugar de la cita, encontramos rápidamente la sala y al llegar, desplegamos todo el arsenal. El trípode colocado en un lugar estratégico, la cámara de vídeo, etc. Y nos sentamos a esperar.

Una hora más tarde, por allí no apareció ni el tato. Teniendo en cuenta que eran primeros de junio, que hablamos de Málaga y que el verano estaba llamando a las puertas de todos, a la gente le pareció mucho más interesante irse a la playa que meterse en una biblioteca a ver la presentación de un libro de un autor novel. Así es que, con las mismas, recogimos los bártulos y nos volvimos a casa, no sin antes recordar una célebre frase de Winston Churchill: " El éxito, consiste en navegar de fracaso en fracaso, sin perder demasiado el ánimo".

Y esa es toda mi experiencia con una editorial que, imprimió el libro, lo colgó en su web, lo publicitó en Amazon y lo publicó en La Casa del Libro. Y todo ello, sin que yo tuviera que poner un euro. Pero la ilusión de ver escrito eso, era superior a cualquier otra idea. ¿Me arrepiento por ello? ¡En absoluto! Es una gente seria que cumple lo que pacta. Lo único que eché en fata en ese momento, fue un poquito de apoyo en la publicidad. Pero así estaba pactado. Por eso, al final, “siempre nos queda Amazon”.

Un saludo cordial, Christian.
Carlos

2 Me gusta

Yo no tengo experiencia en publicar con editoriales tradicionales, pero todo al que he leído dice que la publicidad es la misma, es decir, ninguna. Salvo que seas uno de esos 10-20 autores (de novela) en España que son minas de oro, incluso Planeta o Penguin o Alfaguara, al resto de libros, no les hace o apenas les hace publicidad. Así que, te publiquen o autopubliques, los lectores te los tienes que buscar tú (hasta que tengas tantos que ellos te buscan a ti).
Al menos eso es lo que he podido leer; yo, por ahora, solo tengo dos novelas autopublicadas. Las presentaciones me las he gestionado yo y he conseguido algo de visibilidad de esa forma, yendo a la radio de mi ciudad, en redes, con el blog y un largo etc. Nos guste o no, los libros no se venden solos. Dicen los que han publicado con editorial tradicional que no difiere mucho, pero seguro que alguno nos lo puede contar de primera mano, que yo solo estoy parafraseando lo que he leído.

2 Me gusta

Hola Fede.

Tienes toda la razón. El gran problema de escribir no es publicar, es que te vean.

Hace algunos años, cuando comencé con más dedicación a esto de escribir y autopublicar, me decía un amigo que estaba en un restaurante y que en una mesa cercana, estaban cuatro comensales, periodistas muy conocidos y que se quejaban amargamente de que en España era imposible vender más de 10.000 ejemplares.

Nos echamos unas risas porque yo me conformaría con que mis libros los comprase gente que NO conozco. O sea que, imagina si vendo 10.000, hago una fiesta que dejo a las de Ronaldinho como una fiesta infantil.

Un abrazo.
Carlos

3 Me gusta

10.000 ejemplares suena bien, sí. Pero igual hay que planteárselo como decía @Marc_Reklau en otro tema: es difícil ganar 2.000 euros al mes con un libro. No lo es tanto ganar 200 euros al mes con cada uno de tus diez libros. Vender 10.000 ejemplares de un libro es complicado; habrá que intentar publicar unos pocos y ver si entre todos… Yo con el segundo he aumentado en un orden de magnitud las ventas y las regalías. No creo que con el tercero sea un salto tan grande, pero por mucho que se aplane la curva, siempre va a ser más fácil.
¡Saludos!

1 me gusta

Si alguien te pide dinero para publicar tu libro da la vuelta y corre. No son serios.
Una Editorial seria TE PAGA para publicar tu libro.

La mayoría de la gente que te vende cursos de “Como vender muchos libros” no venden muchos libros pero si saben como vender cursos.

Lo mejor es aprender autopublicación y marketing (para mi Amazon Ads)
Conozco muchos autores que se ganan la vida con sus libros. Todos son autopublicados. C
Conozco muchos autores que estan con editoriales. Todos lloran.

2 Me gusta

Esa es la clave en la mayoría de los casos, @Fede. Como en cualquier otro negocio, cuantos más activos tengas, mayores son las ganancias.

Volviendo al tema del hilo, en esto, cada caso es particular y no se debe generalizar. Habrá autores a los que nunca les hayan propuesto pagar y a otros a los que sí. Pero es que hay que entender también el punto de vista de las editoriales, no como entes culturales, sino como empresas que buscan el rendimiento económico.

Sin duda, una de las opciones preferidas por los autores para publicar un libro es a través de las editoriales de mayor tamaño. Es lógico: gran parte de los éxitos literarios están asociados a ellas. Sin embargo, aunque a veces ocurre, no acostumbran a incorporar a su catálogo obras de escritores noveles. ¿A qué es debido?

Una de las principales razones es numérica, basada en estadística y probabilidad, si bien por tacto y educación remiten respuestas tipificadas en las que se exponen causas como no encajar en la línea editorial o tener cerrada la recepción de manuscritos. La cuestión es que, un autor sin experiencia previa, no suele alcanzar una gran repercusión más allá de su entorno inmediato, siendo lo habitual que el rango de ventas de la mayoría oscile entre veinte y doscientos ejemplares; en el mejor de los supuestos, rara vez supera los mil. Y teniendo en cuenta que existen cerca de 5000 puntos comerciales ya solo en España, para cubrirlos todos con un único ejemplar, se precisa imprimir como mínimo esa misma cantidad más unos centenares adicionales para grandes superficies ―de ahí que la tirada media en ficción se sitúe en torno a los 5600 ejemplares―. Los costes y las expectativas de beneficio no cuadran, no es viable. Y mucho menos lo sería si se añadieran gastos derivados de promoción y publicidad.

Por otro lado, el mercado es impredecible, nadie puede asegurar a ciencia cierta qué libro destacará, y además, está sobresaturado de novedades: cada semana, se lanzan por cuenta ajena más de 1500 libros, casi 7000 al mes, unos 80 000 al año; y pese a no haber datos contrastables, es muy probable que, sumados a los autoeditados, aumente esa cifra de manera exponencial ya que más del 99% de los manuscritos suelen ser rechazados. La competencia es enorme, los canales de venta muy numerosos y la visibilidad efectiva más complicada de conseguir en la era digital que en la analógica. En tal escenario, los riesgos deben estar muy medidos y delimitados por parámetros de seguridad o, de lo contrario, supondrían pérdidas inasumibles.

Igual ocurre en las editoriales de mediano y pequeño tamaño. Si no hacen bien los cálculos, terminan echando el cierre más pronto que tarde. Por eso, aunque estas son más proclives a descubrir nuevos talentos literarios, las tiradas acostumbran ser más ajustadas y, en consecuencia, la presencia física en librerías más dispersa y la perspectiva de beneficios mucho menor. Sin embargo, los escritores sin conocimientos financieros y del funcionamiento de la industria, no suelen ser conscientes de ello y es bastante común que acaben culpando al editor de no haberse cumplido sus expectativas pese a haber hecho todo lo posible con los medios a su alcance. Esto obliga muchas veces a mantener largas conversaciones formativas ―lo cual no entra dentro de las competencias contractuales― para evitar que se enturbien las relaciones, y aun así, no siempre se consigue. Son situaciones indeseables que se convierten en otro motivo más por el que se declinan propuestas de noveles y se muestra una clara preferencia por tratar con profesionales, más acostumbrados a las vicisitudes propias del oficio.

Por tanto, difícil, pero no imposible. Es importante intentarlo y, más aún, no desistir de producirse negativas, perseverar; hay una gran cantidad de oportunidades para conseguirlo, en concreto, más de tres mil en España, siendo la base de datos de editoriales del Ministerio de Cultura la más completa y de mayor utilidad para ampliar las opciones de publicación. Haciendo uso de ella, se podrá buscar todas las de una comunidad autónoma, provincia e incluso localidad; eso sí, recordando que, cuanto menor sea el tamaño de la empresa, también lo será su capacidad económica. Y no es poca la diferencia por facturación: pequeñas, menos de 500 000 €; medias-pequeñas, entre 500 000 y 3 000 000; medianas, entre 3 000 000 y 6 000 000; medias-grandes, entre 6 000 000 y 18 000 000; grandes, más de 18 000 000.

Con estos datos a la vista, es fácil deducir que uno de los puntos más importantes en un contrato de edición, junto al porcentaje de regalías ―comúnmente, en torno al 10% para la versión impresa y 25% la digital―, es el tiraje. De esto depende la distribución de la obra, la cantidad de puntos de venta en los que estará disponible de inmediato. Las grandes editoriales suelen imprimir lo suficiente para cubrir todo el mercado; las más pequeñas, en cambio, acostumbran a ajustarse a valores seguros, alcanzables por la mayoría de autores: entre cincuenta y doscientos ejemplares. Ambas referencias deben tenerse en cuenta en las negociaciones para llegar a un acuerdo razonable y aceptable.

Y como las estimaciones de venta para cada autor y obra van a ser muy dispares, los contratos y las condiciones estipuladas en ellos también. Habrá editoriales que, de plano, rechazarán una propuesta de edición si ven que no va a resultar rentable; pero puede darse también el caso de que, bien a instancias del propio autor o del editor, puedan proponer alguna alternativa. Pero, como digo, no se puede generalizar porque cada caso es muy particular.

Ni es cierto que todas las editoriales cobren por publicar, como tampoco lo es que ninguna pueda ofrecer esa opción a alguien en concreto. Depende mucho de la expectativa de venta.

1 me gusta

Hola!!
Bueno, yo por mi experiencia puedo decir que las editoriales como tal, no te cobran dinero por publicarte un libro. Tengo cinco libros publicados con Mestas Ediciones.
Y luego hay otras, como bien indicáis que cobran por los servicios editoriales. Tengo uno publicado con Bubok, pero creo que Círculo Rojo actúa de manera similar. Es decir, pagas por ISBN, por la publicación en papel, y bueno, hay varios packs con diferentes precios.
Ahora he publicado dos directamente en Amazon, y aunque con el primero tuve una experiencia muy desagradable que aún no he solucionado, con el segundo no ha habido problema.
Yo veo, desde mi experiencia, que el libro lo tienes que promover tú igualmente, aunque sí que es cierto que la editorial también lo mueve.
La principal diferencia es lo que ganas con los libros, por supuesto. En mi caso, por 3000 ejemplares vendidos con la editorial, doy gracias si llego a los 300€, porque en Hispanoamérica se venden a muy bajo precio…
Ahora que los estoy vendiendo yo en Amazon, evidentemente los resultados económicos son mayores. No sé si llegaré a tanto alcance como la editorial pero es cuestión de tiempo.
Un saludo!!!

2 Me gusta

Hola Marc!
Te vi hace unos día en youtube con Monica Fuste, y me encantó todo lo que comentaste!!
Muchísimas gracias por tu inspiración!!
Un saludo!!!

Sí, así es, @AnaBelen. No obstante, es muy habitual entre noveles pensar lo contrario por desconocimiento.

Incluso si para el escritor es un mero pasatiempo, para los profesionales del sector es su trabajo, lo que significa que todos los implicados en la comercialización y difusión del libro ganarán o perderán dinero, y si el autor no muestra seriedad en este sentido, será abandonado a su suerte de inmediato para minimizar riesgos y costes. Tampoco hay tiempo para rectificaciones; cada novedad tiene su momento, y si pasa, no vuelve, más aún en la distribución física, donde la rotación y devolución de ejemplares se puede producir en un plazo tan corto como una o dos semanas.

Por eso, ha de hacerse pues todo lo posible desde el lanzamiento para lograr resultados a corto plazo, en especial, si se publica por cuenta ajena y en uno de los grandes grupos. La razón es sencilla: lo habitual es que la editorial dé mayor respaldo a aquellas obras que se vendan bien desde el principio, relegando al ostracismo las que van quedando rezagadas, asumiendo que las primeras generarán un efecto de bola de nieve mientras que las segundas darán pérdidas. Es lo que suele pasar…

1 me gusta

Hola AnaBelen,

me alegro que te haya gustado :slight_smile:
Saludos,
Marc

1 me gusta

@Marc_Reklau Pasa el link, que lo disfrutemos todos…

2 Me gusta

¡Totalmente de acuerdo contigo, @AnaBelen! Seas grande o pequeño, novato o best-seller, autopublicado o fichado por Planeta y PRH, tu libro lo vas a tener que promocionar tú.

Una anécdota: Hace unos meses, cuando firmé con PRH, una amiga escritora me envió un mensaje diciéndome que me felicitaba y que se alegraba porque a partir de ahora iba a poder dedicarme exclusivamente a escribir sin tener que pensar en promoción y márketing. Es una percepción muy común, incluso entre escritores, pero creo que está muy alejada de la realidad.

2 Me gusta

La inversión en una grande acostumbra a ser mayor, y hay que vender mucho más por tanto para alcanzar cifras de venta positivas, superiores a los costes. Cuanto más inviertan, más hay que implicarse. Por ejemplo, la gira de primavera-verano de Posteguillo con Y Julia retó a los dioses:

https://www.santiagoposteguillo.es/2018/10/proximos-eventos/

A esos niveles, solo los autores más consagrados y con bases de lectores de millones pueden permitirse invertir poco tiempo en promoción. Sino, la alternativa es fichar en editoriales de menor tamaño o bien negociar con las grandes tiradas más bajas, en función de la potencia de cada uno. Pero si la apuesta es fuerte, hay que responder con la misma intensidad, no hay otra.