¿De verdad es tan importante una portada profesional?

No dejo de ver autores y gurús hablando de que una portada profesional es fundamental para el éxito de un libro. De hecho hasta hay un tema en este foro: Portadas de las novelas

Sin embargo, cuando miro la lista de los más vendidos de Amazon, a veces me encuentro con libros que tienen portadas que claramente no han sido diseñadas por un profesional. Entonces me pregunto: ¿no será más importante el contenido del libro que su portada? ¿De verdad vale la pena invertir cientos de euros en contratar una? Al fin y al cabo, la gente lo compra por lo de adentro, ¿no?

Pues yo creo que sí. Es la imagen de tu libro y lo primero que van a hacer ver tus lectores. La cuestión de que la haga un profesional me parece muy importante, pero más importante aún es dar con la imagen que mejor destile la esencia de tu trabajo. En los 20 libros más vendidos de Amazon de 2019 todas (o al menos el 98%) se ve claramente que hay un curro de diseño profesional. Saludos.

3 Me gusta

¿Importa la apariencia de una persona? Las personas emitimos un juicio en cuestión de segundos.

Totalmente de acuerdo con @Anton_Cruces. El contenido importa, desde la portada hasta la última página. Por supuesto, puede que tu libro se venda sin tener una portada profesional, pero se vendería mucho más con una diseñada por alguien que sabe lo que hace. Existen decenas de artículos por la red de por qué cada género tiene “sus portadas”, así como el comportamiento que tenemos a la hora de elegir una u otra.

Desde mi punto de vista, invertir en un diseñador ha supuesto un cambio drástico en las ventas. Saben lo que hacen, cómo transmitir el contenido de la historia de forma clara y directa.

Entiendo que, al principio, si no cuentas con medios, te las tengas que hacer tú (yo lo hice en su momento), pero me di cuenta de que, si quería ponerme a la altura de las editoriales, tenía que contratar a una persona.

Por supuesto, la portada sólo es la puerta a la historia. Si el interior no convence, no habrá mucho que hacer.

¡Un saludo!

3 Me gusta

Yo creo que todo suma. Una persona apuesta, con buena conversación, buenas maneras… tiene mucha mejor posibilidad de triunfo social que un tipo en chándal y sucio. Ahora bien, puede ser que la persona con chándal tenga un magnetismo que anule lo demás. Yo, actualmente, cuido mis portadas (las hago yo mismo pero con mimo). Antes no lo hacía y mis ventas eran igual de buenas (o más). Pero no fue en Amazon. En Amazon creo que el tema portadas es más importante. Pero, amigos, lo que cuenta es el libro y que llegue el manuscrito de salida a una gran cantidad de personas. Si lo lee mucha gente, puede nacer el boca oreja. Esa es la clave. El resto son adornos. Ayudan, sí, pero el interior en lo que cuenta. Como en las personas, lleven traje o chándal

3 Me gusta

Tiene mucha relevancia a corto plazo, durante el lanzamiento: ya que nadie puede leer todos los libros que salen a la semana ―que son miles―, la portada y el título son fundamentales para incitar el interés del lector, seguidos a continuación por la sinopsis. Con el tiempo decrece su importancia a favor de su contenido, por supuesto; pero para que esto ocurra, primero hay que ganar visibilidad aprovechando todo recurso que la potencie…

Si eres un escritor conocido posiblemente no importe tanto, pero para los que no somos famosos y vendemos básdicamente por internet, creo que la portada es lo más importante porque es lo que hace que un lector se pare a ver de qué va el libro y lo segundo la sinopsis. Las opiniones son muy importantes, claro, pero sobre eso no tenemos control (o no deberíamos)

Yo soy de elegir libros porque me atrae la portada, entonces me leo la sinopsis y de allí la compra. Estoy de a cuerdo que si uno no es un autor conocido, tener una portada profesional llamativa y acertada ayude bastante.

Creo que la portada profesional es un indicador de que has invertido en crear un libro de calidad y que no te tomas a la ligera cada detalle para que tu obra llegue al lector con altos estándares. El año pasado estuve en la Feria del Libro de Miami compartiendo stand con otros escritores y uno de ellos tenía dos ediciones de su libro, la mayoría de las personas compraban la primera edición y no la segunda lo cual a él no le hacía sentido (la segunda decía en la portada “Nueva edición revisada y actualizada”) pero la calidad de la imagen era mucho más baja (inclusive estaba pixelada) y en mi opinión este detalle hizo toda la diferencia. Al final fue bueno para él porque vendió el inventario de la edición vieja, pero creo que es un ejemplo para este tema que planteas.

1 me gusta